28 junio, 2014

NUNCA ENCONTRARÉ







Una noche de sábado
ya cansada de tanto mirar
el mismo almacén
la misma esquina
las mismas personas
mi ventana quiso
salir a volar

Le dije que no 
que no era el momento
que mejor lo hiciera de día
jamás en fin de semana
y mucho menos 
a esa hora

Pero ella

como buena ventana
era tan terca
tan obstinada
tan llevada de sus ideas
tan poco obediente

El maldito pájaro 
estaba
absolutamente 
borracho

Nunca encontraré

una ventana como ella
que pueda llorar
que sepa cantar
que quiera volar





4 comentarios:

  1. Bello, cercano y un poco desesperanza con cariño

    ISA

    ResponderEliminar
  2. Luego de leerla por segunda o tercera vez un himno a la libertad!!
    Cariños

    ISA

    ResponderEliminar
  3. Las ventanas siempre son así: poco obedientes, testarudas, libres...

    ResponderEliminar
  4. .....la ventana, encontró su libertad, tal vez, no era tu mirada

    cariños ISA

    ResponderEliminar