12 abril, 2019

NUNCA ENCONTRARÉ




Una noche de sábado
cansada ya de tanto mirar
el mismo almacén
la misma esquina
las mismas personas
mi ventana quiso
salir a volar

Le dije que no era 
el mejor momento
que lo hiciera de día
jamás en fin de semana
y mucho menos a esa hora

Pero ella
como buena ventana
era tan terca
tan obstinada
tan poco obediente

El enorme 
y maldito pájaro 
estaba
absolutamente borracho

Nunca encontraré
una ventana como ella
que sepa llorar
que quiera volar
que pueda morir

4 comentarios:

  1. Bello, cercano y un poco desesperanza con cariño

    ISA

    ResponderEliminar
  2. Luego de leerla por segunda o tercera vez un himno a la libertad!!
    Cariños

    ISA

    ResponderEliminar
  3. Las ventanas siempre son así: poco obedientes, testarudas, libres...

    ResponderEliminar
  4. .....la ventana, encontró su libertad, tal vez, no era tu mirada

    cariños ISA

    ResponderEliminar