30 noviembre, 2013

NO ME PREGUNTES; NO ME RESPONDAS




No me preguntes por qué
pero hay días imposibles
en que me gusta visitar esos cementerios
que aparecen cada vez que muere algo de mí
y entonces escojo mi propia sombra
por sobre cualquier otra ajenidad

No me convertí en estatua
No me salé

(Ya sé que tus lágrimas ovulan contigo)

Y te pregunto si en realidad sabes cómo se hace
para abrir puertas sin forzarlas


Pero no quiero que no me respondas
pues tú me viste desparramar sobre la mesa
los afanes de la muerte
y romper cristales con la lengua
Tú escuchaste cómo me despedía de aromas y fragmentos
Tú habitaste mis silencios cuando yo bebía de la copa del silencio

No me preguntes
No me respondas


No hay comentarios.:

Publicar un comentario