22 febrero, 2014

SOLÍA ABORDAR TRENES DE CARGA





Yo solía abordar trenes de carga rumbo a ciudades de calles esmaltadas por el llanto de las lunas 

Casi siempre llegaba cuando el vino se había acabado
y a nadie le quedaba saliva para derrochar en conversaciones que duraban hasta el amanecer

Entonces la lluvia era como una novia que llegaba al altar sin el consentimiento del padre 

Mis ojos negaban al sol
El sol me insultaba

Las hechiceras me sanaban de terribles dolores que en realidad nunca había padecido 

Mis destinos eran siempre capitales de  países en guerra




1 comentario:

  1. Gran poema, Mauricio, con una gran carga emocional y lírica también. Manejas las palabras como el Poeta con mayúsculas que eres. Envidia sana me das, Maestro, espero aprender de ti cada día un poco más.

    Besos y a seguir componiendo.

    ResponderEliminar