15 marzo, 2014

YO ACUSO







Yo acuso
al K, al Tata, al Kiko, al Indio al Manolo,
a la Marianela y al Calmado
al Soronka y a don Pancho
a la vieja Marcia del Portal Fernández Concha
A los que tienen soldados en la calle
A los que se ponen de acuerdo para aparecer a las veintitrés en punto
A los que no marcan tarjeta pero cumplen horario
A los que tienen oficina en el Centro
A los que delimitan con orina su territorio
A los que ponen la plata
A los que se hacen los huevones
A los que la patean
A los que se quedaron con mi reloj, mi "Philipshave", mis libros y diez años de vida
A los que llaman de noche
A los que dan crédito
A los que juegan el papelito del liberal
A los que dicen: "si no te gusta no me la pagas; pero si no me la pagas, te gustará menos"
A los honorables narcodiputados y narcosenadores de la Répública
A los que siempre están a cinco minutos de todos los lugares
A los policías y jueces ciegos, sordos y mudos
A los que creen que la solución es meter más y más gente a las cárceles
A los psiquiatras que han hecho de la recuperación un negocio tanto o más lucrativo que el narcotráfico


Los acuso en voz alta, mirándolos a los ojos
y mirándome al espejo
Los acuso por ti
Los acuso por mí
por las alas de mis dos mariposas
por las alas de todas las mariposas
por los compañeros que cayeron en baños apestosos
por los que carecen de elocuencia para acusar
por los que estuvieron cuando había que estar
por esa caracola de mar que trazó una línea de fuego en la distancia
por esa pequeña zurcidora de almas que me enseñó el camino de regreso
por el compañero que no me dejó solo en territorio enemigo
por los que aún están duros de cuerpo y blandos de alma
por ese ángel de ojos como estanques de luz a cuyo lado quiero hacerme viejo 
por los que trataron y no pudieron
y también por los que pudieron

Yo acuso al Robert, al Lalo, al Jipi, al Cojo al Conejo, al Guata y al Cris
a los que tienen una Virgen María junto a la romana y a la sub-ametralladora
a los dueños del "Tap Room" y de la "Fuente Holandesa"
a los policías ciegos y a los jueces mudos
y no piensen que olvido a los honorables narcodiputados y narcosenadores de la República

Los acuso por mí
por ti
por las alas de mis tres mariposas
Los acuso en voz alta
mirándolos a los ojos y mirándome al espejo

Para que no les quepa la menor duda

Y para que no me quepa la menor duda





No hay comentarios.:

Publicar un comentario