03 octubre, 2015

POEMA CERO





Quiero que mis poemas sean fantasmas 
deambulando entre las ruinas de la razón
el relincho libertario de los caballos de carrusel
la copa el vino la borrachera y la resaca 
la insolencia del tímido
el vuelo de los carretoneros
la ira del mesurado
la audacia del temeroso
la vergüenza del verdugo
los apuntes del analfabeto
el veneno del alacrán
la siesta pública del perro callejero
el grito de los ropavejeros
el rincón de la araña
la guillotina para el genocida
la tumba del desaparecido
el primer mordisco a la manzana agusanada
el aliento de los relojes a cuerda
un enjambre de avispas atacando oficinas
una ráfaga de improperios 

Quiero que sean el beso de la ramera
que llamen Padre al verbo y Madre a la ventana
que causen una trizadura en el estruendo
y que en las tardes de octubre manen azules
como la saliva de las mujeres enamoradas

Quiero que detonen una epidemia de sarna

en los barrios elegantes
para caer luego como una llovizna de miel 
sobre los techos de las casas humildes

Y también quiero que sean
indeclinables renuncias
al destino
a todos los destinos





No hay comentarios.:

Publicar un comentario