29 octubre, 2015

CON SUS PROPIOS OJOS


Enric Ernáez, Barcelona



Yo la vi con sus propios ojos
nacerse en el casi espejo
de una lágrima 
recién desfogada
por un cisne anciano

Mi sombra perezosa
escuchó ese momento 
-no hay otro-
en que esa mujer
simplemente y de la nada
le salió al mundo

Fue tan ella que su propio
embelesado resplandor
salió corriendo a respirar
el hielo de una nube
Yo sólo la miraba la miraba

La he sentido hacer reír 
como niños rueda y rueda
a archiveros oxidados
a ejecutivos de cuenta
y a gentes de las salas 
de espera

Entonces ocurre ese extraño
cuándo y dónde
en que un dos triste 
se vuelve suma y danza
de un invisible no solitario
algo

No hay comentarios.:

Publicar un comentario