03 julio, 2018

EXTRAER DEL AGUA LA VOZ QUE YACE DORMIDA



Extraer del agua la voz que yace dormida en el fondo
y que nunca sabremos a quién perteneció

Hacerlo también con los árboles que plantamos al soñar

y cuyos frutos podemos recoger con los ojos sólo el día en que partimos

Apartar del camino el polvo que levantan nuestros pies
cuando regresamos a los lugares donde alguna vez fuimos felices
sin saber si existieron, si realmente estuvimos allí
o si fuimos imaginados por ellos

Pero hacerlo con cuidado 

de no dejar huellas sobre otras huellas

Extraer de la sed la materia que danza a ciegas

y con ella tropezar en la oscuridad de las búsquedas
hasta obtener la gloria de una simple respuesta
a esa pregunta que jamás nos hemos hecho

No hay comentarios.:

Publicar un comentario