04 octubre, 2015

LAS MUERTES MUERTES



Hay muertes tan muertes
tan ombligamente muertes
tan espejamente muertes
tan madremente muertes
tan ventananente muertes
que un día cualquiera
tomas el metro, tomas un taxi
te llevas a ti mismo al cementerio
le tiras unos billetes 
al primer  sepulturero que pillas
y que se haga cargo
te deje donde quiera
das media vuelta
te fumas un cigarrillo
te sientes inquieto
caminas a casa
con ese inconfesable alivio
de quien ha cuidado por años
a un viejo que se caga
se mea grita maldice exige
esbozas una sonrisa
cuando piensas en todas las cosas
que del difunto vas a heredar
pero pasa algo raro
la gente te mira
con asco y horror
se te ha caído la piel
de la cabeza a los pies
qué mierda me pasa
no hay barrio no hay casa
no hay nada qué hacer
y qué cosa más rara
de pronto y por nada
te empieza a gustar
la idea de andar
sin zapato, sin pellejo

Pero lo que no esperabas
y lo que a la ciencia, al gobierno
a la prensa y a dios
más confundieron
es que en vez de corazón
llevabas un enorme 
y sonriente sol 
dibujado por un niño

1 comentario: